Actualidadalianza estratégicaCienciaDiseñoimpresión 3DInnovación SocialNacionalNoticiasTecnologíaTendencias

UTEM y FabLab de colegio Alberto Blest Gana producirán pantallas de protección facial para Hospital Padre Hurtado

El desafío fue planteado por el Fab Lab del Colegio Alberto Blest Gana, el cual estableció el compromiso de imprimir 3.000 protectores faciales para el Hospital Padre Hurtado, ubicado en la comuna de San Ramón de la Región Metropolitana. La Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), mediante su Programa de Prospectiva e Innovación Tecnológica, ProteinLab, y el Programa de Institucional de Innovación, Innova UTEM e Ingeniería 2030 UTEM, los cuales participarán en el prototipado de estos protectores. De esta forma, se contribuirá a la protección del personal médico que está en contacto con el virus.

La alianza nace a partir de la Red chilena de Fab Labs, de la cual es miembro ProteinLab UTEM, junto a Innova UTEM. Además, participará Ideo Maker y el Fablab del Centro de Innovación de la Universidad Católica.

“Para nosotros, un pilar fundamental de desarrollo es poner a disposición nuestros conocimientos y tecnología para solucionar problemas en la sociedad en la cual estamos inmersos. Estamos viviendo una de las pandemias más grande que ha vivido el mundo y nos motiva poder colaborar en combatir y ayudar a mejorar las condiciones de seguridad de los funcionarios públicos de salud”, comentó Fabián Ovalle, Coordinador del FabLab del Colegio Alberto Blest Gana.

Código abierto e impresión 3D

Los protectores faciales se diseñaron para proteger el rostro de las personas que estén en contacto con el virus, en donde mediante una superficie plástica aísla a la persona, disminuyendo el riesgo de contagio. Contiene una visera de sujeción impresa en 3D, que permite la contención y sujeción de la pieza plástica transparente. Estos protectores son rápidos de prototipar y sus diseños son de código abierto, lo que están disponibles para ser replicados por toda persona que tenga este tipo de equipamiento de fabricación digital.

Los protectores deben ser esterilizados e higienizados para su uso. Este procedimiento lo realiza cada hospital siguiendo sus protocolos.

“Para ProteinLab UTEM es importante participar en iniciativas que impacten positivamente a la sociedad. Al ser parte de la Red chilena de Fab Labs, nuestro objetivo es unir fuerzas y desarrollar colaboración con otros Fabs. Ante este contexto actual, lo importante es actuar rápido y responsablemente, uniendo fuerzas y contribuyendo a las personas. Ante la invitación del Fab Lab ABG no dudamos en ser partícipes”, destaca Macarena Valenzuela, Coordinadora de ProteinLab UTEM.

“Los beneficios de la impresión 3D son muchos. Al ser diseños en código abierto, se pueden replicar y re-diseñar para obtener mejores funciones, dependiendo del usuario final”, comenta Macarena Valenzuela. “No necesitamos diseñar desde cero, es una cadena distribuida que alimenta cada propuesta para su optimización”, resalta la coordinadora de ProteinLab UTEM.

El código abierto se puede ejemplificar con el proceso de “un diseñador en Suecia, quien puede subir su propuesta a internet y desde Chile la podemos replicar de forma inmediata. Es una transferencia de datos que contribuye a generar nuevos prototipos. Al ser impresas en 3D, permite su producción en tiempos acotados. En este momento y bajo el contexto actual, se requiere gran cantidad de estos insumos. Además, si se requiere hacer algún ajuste en el diseño, se puede hacer de forma rápida y seguir su producción”, enfatizan desde ProteinLab UTEM.

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest