ActualidadcomunicaciónCOVID-19EducaciónNacionalNoticiasOpiniónTendencias

Universidades chilenas en pandemia, 3 lecciones para las pymes

Por Boris Martínez Chandia

Hace varios años que las plataformas de educación comenzaron a ganar terreno principalmente en formación complementaria para profesionales. Plataformas como Coursera, Edx y Udemy fueron posicionándose como una alternativa de gran valor por un excelente precio. Incluso la oferta muchas veces fue y es gratuita.

Varias de las universidades chilenas avanzaron en esta línea principalmente en educación continua, pero muy pocas indagaron en aplicar decididamente la educación a distancia en el servicio central, el pregrado. Sospecho varias razones, pero creo que la principal es que nunca creyeron que la educación a distancia ofreciera un servicio de calidad y satisfactorio para quien la adquiere.

Hoy la pandemia del COVID-19 da un golpe de realidad a nuestras casas de estudios superiores, obligándolas a desembarcar toda la maquinaria de pregrado en plataformas digitales con improvisación y su consecuente poca pulcritud. Las complicaciones son varias, la experiencia del alumno se deteriora por no tener asegurada la infraestructura tecnológica (computador e internet) en varios casos, pero, sobre todo, por la falta de planificación y diseño en las clases de la nueva realidad virtual.

¿Qué puede aprender la pequeña y la mediana empresa de esta experiencia? Un par de cosas, a mi juicio, esenciales para su sobrevivencia:

 

  1. Primero, la más evidente, repetida y majadera de las realidades, la vida digital llegó para quedarse y debe adaptarse para sacar provecho de ella evitando sus riesgos. Usted, sus trabajadores, sus clientes y sus proveedores viven todo el día en el siglo XXI. Internet, chat, redes sociales, compras en línea, etc. Lo mínimo es que ellos no se sientan en el siglo XIX cuando interactúan con su negocio. Para eso prepárese usted primero, luego sus equipos y luego adquiera tecnologías. No cambie este orden.

 

  1. Segundo, no basta con esfuerzos pequeños de innovación, teniendo todo el tiempo, las capacidades humanas y técnicas, las casas de estudio se conformaron con el ritmo cansino, intuyo que la institucionalidad normativa de la educación en Chile les hizo pensar que el ritmo sería el adecuado, pero no sospechaban que el disruptor/acelerador vendría de fuera de la industria. No fue una universidad de renombre internacional que las desafió, fue una minúscula composición de proteínas y lípidos la que les movió el piso. Le aconsejo tomarse esto en serio y no copiar la caricatura de empresas que llenan de papeles coloridos sus paredes para jugar a ser innovadores. Hacer innovación, es complejo y lento, necesita foco, recursos y convicción estratégica. Si usted no desafía su negocio central, algo o alguien lo hará por usted.

 

  1. Tercero, el impacto económico en las pequeñas empresas será enorme y aunque han sido anunciada medidas paliativas, lo que se viene exige una nueva pyme para una nueva normalidad. Si usted no es un maestro o maestra de la improvisación, sugiero dedicarle un tiempo a pensar qué rol y cómo jugará en esta nueva realidad. No crea que se puede anticipar todo, pero adelantar el trabajo trae ventajas importantes. No espere que sus clientes se queden con usted si la respuesta es mala. A diferencia de los universitarios, sus clientes tienen mínimas barreras para cambiarse de proveedor y si usted no hace algo, sus bajas o nulas ventas de hoy se extenderán por mucho tiempo. Una sugerencia por donde partir, pregúntese ¿qué más puede ofrecer a su cliente con sus actuales capacidades? Espero que conozca a sus clientes, si no, comience por eso.

En resumen, sume experiencias digitales a sus relaciones de negocios (clientes, proveedores, empleados); desafíe su producto o servicio central, saldrá fortalecido y mejor preparado para enfrentar la disrupción; comience a modificar y hacer crecer su propuesta de valor, no hay mejor forma de mantener a los clientes junto a usted que resolviéndole problemas (funcionales, emocionales o sociales).

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest