En 1999, un accidente automovilístico dejó tetrapléjico a Víctor Saiz. Tan sólo tenía 18 años cuando su vida cambió radicalmente. A pesar de lo devastador que puede resultar perder la movilidad de un día para otro, Víctor no se dio por vencido y salió adelante y desarrolló Trum Handcycles, una silla de ruedas que se convierte en una perfecta y útil silla de ruedas.

Luego del proceso de rehabilitación volvió a su casa, con la energía para retomar todas las actividades que hacían sus amigos, como ir a la universidad y trabajar.

Sin embargo, en Temuco las situaciones eran adversas para Víctor: lluvia, viento, frío, calles sin pavimentar. Todo estaba en contra para que pudiera desarrollar su vida con normalidad. “Un día, después de más o menos dos años, luego de cortar y pegar fierros, logré diseñar mi primera bicicleta. Casi dos años me tomó, y el día que me la hice nunca más me bajé y ahí empezó el gran cambio en mi persona respecto al cómo yo logré reinsertarme nuevamente en todas las actividades que uno tiene”, relata.

La lesión de Víctor es muy alta, por lo que los niveles de dependencia de otra persona, para poder desarrollar su vida normalmente, eran muy elevados. No obstante, gracias a su invención con la silla de ruedas modificada, logró utilizar toda su musculatura activa y explotarla al máximo. “Soy un ‘tetra’ muy raro, soy muy funcional, me fui al par de años de mi casa gracias a que soy muy funcional, es decir, independiente”, explica.

El Cambio

Lo que lo motivó a hacer un cambio radical en su vida, empezando no sólo a velar por su propia superación, fue ver el estado de sus compañeros de rehabilitación. “Estaba en quinto año de ingeniería y volví a Concepción a ver a mis amigos con los que había empezado el proceso de rehabilitación. El panorama fue devastador, porque varios habían fallecido y otros estaban en muy malas condiciones. Conversando con ellos logré entender que lo que no lograban era moverse a pesar de su condición”, dice Víctor.

Abandonó ingeniería y empezó de cero en diseño industrial con el fin de perfeccionar e industrializar la silla que había creado para él. Así nació Trum Handcycles, empresa en la que se dedica a realizar sillas especializadas para personas con movilidad reducida, hechas a medida.

La principal gracia de la creación de Víctor es que la bicicleta puede ser desmontada, quedando como una silla de ruedas estándar. De esta forma, la persona se puede mover de forma más eficiente a través de calles y lugares más reducidos.

Ya son cerca de siete años que Trum Handcycles produce bicicletas especiales, que tienen los pedales adaptados para las manos de sus usuarios. Pero sólo hace tres meses que sus productos se pueden encontrar en una multitienda. “Al único lugar al que tenían acceso para comprar este tipo de dispositivos era en las tiendas del enfermo. Por eso encuentro que la apuesta que hizo Ripley, de tener productos online para personas con movilidad reducida, encuentro que es una jugada extraordinaria, ya que está dando la oportunidad de que nosotros podamos comprar como cualquier persona, eligiendo a través de internet y teniendo acceso a créditos como todos”, valora Víctor.

Los productos que crea en Trum Handcycles se pueden encontrar en Mercado R de Ripley. En total son cerca de treinta diferentes creaciones, desde estas bicicletas hasta respaldos, colchones y sillas especiales.

Fuente: La Hora

Comentarios

comentarios

About Author

Karina Durney