ActualidaddigitalNoticiasOpinión

Transformación Digital en el Estado

transformación digital

Nuestro país es líder regional en distintos indicadores como en innovación, emprendimiento, conectividad y economía. En ese sentido, debe velar porque este liderazgo se proyecte en todos sus ámbitos de acción y uno de los caminos para ello, es la transformación digital.

Sin duda que los cambios son paulatinos, pero las cosas no suceden por sí solas. Debe existir un compromiso, una visión; una conciencia de la necesidad de transformar, de crecer y de ir por más.

Cuando uno piensa en transformación digital sugiero prestar atención a cuatro grandes áreas: Por un lado, está la persona y como el uso de las tecnologías permite al estado conocer mejor a los ciudadanos, escucharlos más activamente, abriendo más y mejores canales de comunicación. En segundo término, está el funcionario público y como la tecnología le permite enfrentar de mejor manera las demandas de los ciudadanos dando respuestas más rápidas y eficientes. En tercer lugar, está la transformación a través de la tecnología de las operaciones del día a día del estado y como estas están más integradas y al servicio de los ciudadanos y por ultimo esta la transformación de los servicios públicos dando nuevos servicios hasta hoy inimaginables que faciliten la vida de las personas.

Hace tiempo que el Estado está usando la tecnología para facilitar la vida de los ciudadanos y diseñando instituciones acordes al rol que debe cumplir el país en el siglo XXI. Por el lado de la industria TI, nos corresponde proveer tecnología segura, confiable eficiente, para facilitar esta transformación. ¿Pero hemos avanzado a la velocidad suficiente?

El caso de ChileCompra

La Dirección ChileCompra comenzó a operar en el año 2003. Se trataba de una revolución en el sistema de compras públicas, pues se dotó al Estado de una herramienta que, a través de una plataforma digital, aporta transparencia y eficiencia en las compras que realicen instituciones públicas. Luego de poco más de una década de impulsar esa transformación, vino una segunda modificación fundamental, que permitió manejar de mejor manera las más de 2 millones de órdenes de compra que recibe al año, para los 850 organismos públicos que llevan a cabo sus licitaciones, comprando o contratando a alguna de las más de 125 mil empresas que se encuentran inscritas en la plataforma. El flujo de información que se maneja en el sistema, es enorme y por ello, decidieron subir a la nube parte de su operación. Este paso les permite la flexibilidad y escalabilidad para sustentar su labor del día a día, como también, operar regularmente en periodos de alta demanda, con la seguridad que puede brindar este espacio virtual, tanto en la protección de datos, como en el tener respaldo de los mismos, ante cualquier eventualidad.

Esta plataforma entrega transparencia al sistema de adquisiciones públicas, con antecedentes conocidos por todos los interesados y disponibles también para la comunidad, además de fortalecer la igualdad de condiciones para la competencia.

Ya sea por volumen de trabajo que deben enfrentar en momentos determinados o para transparentar los procesos que el aparato estatal realiza en los servicios que se prestan a la ciudadanía, las herramientas tecnológicas son un aporte fundamental.

El aporte de Escritorio Empresa

En 2016, se lanzó “Escritorio Empresa”, una iniciativa del Estado que, a través de una plataforma digital, ayuda a realizar de una manera mucho más fácil los trámites para crear y comenzar a operar una empresa, enfocada especialmente en las Pymes y MiPymes. Esto es un espaldarazo para los emprendedores nacionales, pues el aporte que se realiza desde este sector económico, es vital para la economía de Chile.

Trámites engorrosos y lentos, hoy pueden ser realizados en pocos clics, con todos los antecedentes a la vista y desde cualquier parte en donde se tenga conexión a internet. Esta es una dinámica que también ha tenido eco en los municipios, en donde se está implementando una plataforma llamada DOM Digital, que convirtió a la tradicional Dirección de Obras Municipales, en un servicio público de primera línea. Esta repartición es organismo comunal que está encargado de recibir, revisar y aprobar solicitudes de construcción de privados y particulares, desde la simple ampliación de una casa, hasta complejas faenas de construcción industriales. Sus mayores problemas son que desde el ingreso de la solicitud, hasta que este departamento se pronuncia, pueden pasar varios meses, en un proceso en el que el solicitante poco puede saber sobre quién está encargado de su requerimiento y cuánto falta para que se pronuncie el organismo.

En el nuevo formato, no sólo se disminuye considerablemente el plazo de entrega, sino que también el proceso por completo se transparenta y se agiliza, al punto que casi por completo, se puede hacer vía web, sin ir siquiera a la Municipalidad a conocer el estado actual del requerimiento.

La necesidad de nuevos cambios

Estos ejemplos, sin duda son grandes avances, pero siempre podemos ir por más. El Estado puede impulsar nuevos cambios. Ya se están viendo algunos, pero debe fijarse como una prioridad el darle una oportunidad a la tecnología en sus distintos campos de acción, pues la transformación digital no es un tema del futuro. Es algo que día a día estamos viviendo. Es un camino en el que quienes somos de la industria de la tecnología, debemos tener disponibles las herramientas para apoyar a quienes se están sumando a cambiar la forma en que están haciendo las cosas, pues muchas veces, ellos por sí solos, no conocen los alcances de las tecnologías o no conocen cómo el mundo digital les puede ayudar en la forma de hacer negocios, de prestar servicios y de servir a la comunidad de mejor manera.

Las nuevas carreteras digitales, deben estar diseñadas en un 100% enfocadas en la ciudadanía y en el impacto que generan, con lo que se podría satisfacer una demanda tan grande en temas prioritarios para la comunidad. En ellas, los avances tecnológicos que hoy en día tenemos, son aliados potentes, para que este camino sea mucho más fácil de recorrer.

El Estado debe profundizar su transformación digital. Los ciudadanos lo exigen, de acuerdo a los nuevos estándares de relación Estado- ciudadanos. Parte de los nuevos desafíos de una economía digital incipiente, es saber adaptarse a los cambios tecnológicos presentes. El Estado hoy ya podría comenzar a implementar pilotos de atención o de consultas ciudadanas en base a la inteligencia artificial, con lo que se podrían explorar soluciones a temas prioritarios para el país y automatizar gran parte de las demandas recurrentes de los ciudadanos liberando tiempo y recursos para atenciones más complejas.

A través de la tecnología, podremos impulsar una nueva economía digital; la creación de nuevos trabajos; menores costos de operación; más transparencia y un acceso más democrático a la tecnología y a la información, promoviendo también una mayor inclusión social de los ciudadanos.

Oliver Flogel,
Country General Manager de Microsoft

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest