Se trata de terrenos ubicados en localidades como Buin, Chimbarongo y Paine, los que cuentan con riego tecnificado, estaciones meteorológicas y sensores de humedad en el suelo.    

A través de Dropcontrol, un software  de alta tecnología que se puede revisar incluso desde el celular, Aconcagua Foods busca hacer eficiente todo el proceso de plantación, crecimiento y cosecha de duraznos y, al mismo tiempo, cuidar el medioambiente.

Este programa permite tomar decisiones con información en tiempo real y controlar el riego; generando así, un ahorro de agua entre el 20 y 40%. De acuerdo con el jefe de fundos y hortalizas de Aconcagua Foods, Danilo Orellana, “para ejemplificar el ahorro en el caso de los duraznos conserveros, un campo con riego tradicional utiliza por hectárea aproximadamente 7.000 a 10.000 m3 de agua al año”.

Los campos de duraznos de Aconcagua Foods se ubican en localidades como Buin, Chimbarongo y Paine, los que cuentan con riego tecnificado, estaciones meteorológicas y sensores de humedad en el suelo.

Dropcontrol fue desarrollado por WiseConn, empresa chilena que está presente a lo largo del país y actualmente exporta esta tecnología a otros países como Estados Unidos, Perú y Australia. Su función específica radica en que en un solo lugar, se puede llevar el registro del total de litros que se aplica al cultivo, y muestra en tiempo real las variables climáticas, contenido de humedad en el suelo y si las bombas de riego están operando correctamente o existe una falla, permitiendo así una toma oportuna de decisiones y, por consiguiente, un uso eficiente de los recursos.

Según Aconcagua Foods, en estos campos de duraznos, además, se optimiza el espacio, ya que hace unos años se plantaba un total de 700 plantas por hectárea, a diferencia de hoy en que este número alcanza a 1.388, lo que facilita el trabajo a los cosecheros al ser huertos más densos y de menor altura. Danilo Orellana puntualiza que esto implica un aumento en el volumen de producción en menor tiempo, ya que en el pasado no se veían resultados antes de los cuatro años y ahora, incluso, esto ocurre en un par de años.

Esta iniciativa se lleva a cabo en tres etapas. Actualmente, se desarrolla la segunda fase, en que la empresa ha hecho una inversión cercana a US$ 10 millones. El proyecto finalizará cuando se coseche la última plantación, en dos años más. La compañía cuenta con certificaciones GLOBAL GAP y GRASP en sus campos.

Aconcagua Foods es una empresa con más de 100 años en el mercado, orientada a satisfacer tanto a la industria alimentaria como a consumidores finales en más de 40 países, ofreciendo frutas y verduras procesadas con los más altos estándares de mercado. La compañía busca que todos sus procesos se realicen de manera sustentable, respetando el medioambiente.

Comentarios

comentarios

About Author

Karina Durney