Noticias

Innovación pública y capital humano científico

Por Alan Bennett. La baja presencia de capital humano científico en el sector privado en Chile puede ser uno de los factores limitantes clave en la traducción de descubrimientos científicos en innovación.

La innovación basada en ciencia está construida sobre investigación y descubrimiento. Sin embargo, el descubrimiento tecnológico no es en sí mismo innovación, requiere de “traducción” (o traslación en términos más técnicos). Por medio siglo, la Universidad de California ha estado involucrada en traducir la investigación usando distintas estrategias disponibles, incluyendo “open publication” (publicaciones libres), gestión de patentes, y nuevas empresas starting up. Cada una de estas estrategias depende de los socios público-privados y de la relación directa entre científicos e ingenieros, tanto de la universidad como de la empresa.

En Chile, aproximadamente el 80% de los científicos desarrollan sus carreras en universidades o instituciones públicas de investigación, que representan la fuente primaria de descubrimiento tecnológico que conduce a la innovación en el país. Sin embargo, la traducción de descubrimientos tecnológicos requiere asociarse con el sector privado. Esta colaboración es más efectiva cuando la empresa también tiene capacidad científica interna para evaluar y asimilar descubrimientos tecnológicos y aplicarlos, ya sea para disminuir los costos de producción, incrementar la productividad o el valor del producto.

La baja presencia de capital humano científico en el sector privado en Chile puede ser uno de los factores limitantes clave en la traducción de descubrimientos científicos en innovación. Otros países con alta capacidad de innovación tienen un porcentaje mucho más alto de capital humano científico en el sector privado, en algunos casos aproximándose al 80%, como Corea y Japón.

Para Chile, moverse en esta dirección tendrá impactos positivos. Por ejemplo, proporcionará a las empresas capacidad para innovar basándose en avances tecnológicos hechos en Chile o en cualquier otra parte del mundo. También ayudaría a absorber el gran número de chilenos que están estudiando un doctorado en ciencia e ingeniería en el extranjero (que sumados a los que se gradúan en Chile, superarían los 600 anualmente) y asegurar que se integren productivamente a la economía chilena.

La importancia de la investigación y el desarrollo como cimientos de una economía basada en la innovación es algo bien establecido. Sin embargo, también es crucial considerar que la innovación es más probable cuando existe un equilibrio -en investigación y desarrollo- en los sectores público y privado. Al avanzar, Chile tiene la oportunidad de diseñar políticas e invertir para lograr un equilibrio favorable.

*El autor es PhD y director ejecutivo UC Davis Chile.

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest