I+DInnovaciónNoticiasTecnología

Este mes la Universidad Católica obtuvo su patente N°100

El logro se suma al reconocimiento de Inapi como la institución chilena que más solicitudes de patentes presentó en 2015. La protección intelectual a través de patentes es una herramienta estratégica que facilita la transferencia tecnológica, ya que genera reglas claras para el licenciamiento y comercialización de las nuevas tecnologías.

La generación de estrategias de protección de la propiedad intelectual es un asunto de vital importancia para el trabajo que desarrollan universidades comprometidas con aportar al desarrollo del país. Desde hace varios años, las instituciones han entendido que junto a su labor docente y de investigación, es necesario también poner esfuerzos en transferir productos y servicios a la sociedad y al sector productivo, teniendo como horizonte el desarrollo y bienestar de las personas.

«Este es un hito muy importante para la universidad, entendiendo que lo fundamental no es la patente en sí misma, sino la generación de estrategias de protección que faciliten la transferencia del conocimiento a la sociedad», señaló Alvaro Ossa, director de Transferencia y Desarrollo de la UC.

Entre las 100 patentes se encuentran por ejemplo, los dispositivos antisísmicos para edificios, la vacuna contra el virus Sincicial, un composición farmacéutica contra efectos de la hipertensión, un sistema de construcción modular con impacto social, y una cama para parto vertical.

Todas estas innovaciones han resultado de investigaciones de académicos UC y que hoy están a disposición de la sociedad y de los diferentes sectores productivos del país.

«Existe un amplio consenso internacional respecto al altísimo nivel de la producción científica chilena. Nuestros investigadores han desarrollado un trabajo de excelencia que se traduce en publicaciones en revistas especializadas, presencia en los principales eventos científicos y alianzas de trabajo con las organizaciones más relevantes del mundo», señaló Ossa.

Igualmente, agregó que «no obstante, el desafío al que hoy nos enfrentamos es aún mayor. Chile debe ser capaz de promover que el conocimiento desarrollado en los laboratorios y aulas se traduzca en innovaciones que impacten la calidad de vida de las personas».

ALGUNAS DE LAS 100 PATENTES CONCEDIDAS:

1. Dispositivos antisísmicos para edificios
Las tecnologías permiten resolver innovadoramente los problemas de la ingeniería estructural para mejorar el comportamiento de las estructuras frente a los terremotos y mitigar los daños humanos y materiales que han causado en Chile y en el mundo.
Estas innovaciones fueron desarrolladas por el académico y actual decano de Ingeniería, Juan Carlos de la Llera. SIRVE es una empresa spin-off de la UC que ha licenciado tecnologías protección sísmica.

2. Vacuna contra el virus sincicial
La infección causada por el virus respiratorio sincicial (VRS) es la primera causa a nivel mundial de hospitalización por infección de la vía respiratoria baja en niños menores de un año. Cada invierno se produce un aumento drástico en el número de casos de infección, el cual adquiere características epidemiológicas, provocando la saturación de los sistemas de salud ambulatorios y de urgencia. También se sabe que infecciones producidas por VRS ayudan al desarrollo de asma y estrechez respiratoria. El académico de la Facultad de Ciencias Biológicas, Alexis Kalergis ha desarrollado una vacuna estable, segura, inmunogénica contra el VRS, que ha sido patentada en Chile, Estados Unidos y Europa.

3. Composición farmacéutica contra efectos de la hipertensión
La hipertensión arterial es un problema de salud pública no resuelto que produce daño en órganos como el corazón, riñón y aparato cardiovascular, comprometiendo la calidad de vida y sobrevida de los pacientes.
La académica de medicina, María Paz Ocaranza desarrolló un péptido natural que disminuye la presión arterial, y bloquea el daño orgánico y la muerte debido a la hipertensión.

4. Sistema de construcción modular con impacto social
El destacado académico y arquitecto de la UC, Alejandro Aravena desarrolló un sistema de construcción prefabricado modular para viviendas que permite generar «casas incrementales«, que van creciendo y adaptándose a las necesidades de las familias. Por su concepción de la arquitectura como herramienta contra la desigualdad social le fue otorgado el Pritzker 2015, el premio más importante a nivel mundial en la disciplina.

5. Cama para parto vertical
En el marco del nuevo Modelo de Asistencia Integral del Parto, MASIP, impulsado por académicos de la Escuela de Enfermería y la Escuela de Diseño, se creó una cama transformable que permite distintas posiciones (vertical, horizontal e intermedias) adaptable a todas las etapas del proceso. La implementación de MASIP ha demostrado mejorar la atención en el parto, brindando una opción integral, segura, personalizada, con alta participación familiar, en un ambiente favorable y menos intervencionista. La cama fue desarrollada por el académico y decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño, Mario Ubilla, junto a las académicas de la Escuela de Enfermería, Claudia Uribe y Aixa Contreras.

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest