Noticias

Escolares chilenas ganan concurso internacional de ciencias por una aplicación que alerta de sismos

Las jóvenes de tercero medio recibieron el premio para el trabajo más destacado en la categoría ‘software’. Además de este reconocimiento, Roxana y Claudia ganaron el 5to lugar entre los trabajos de América, otro reconocimiento especial entregado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Ellas son Roxana Cuevas y Claudia Poblete, estudiantes de enseñanza media del Liceo Polivalente de la Región del Biobío, quienes ganaron este premio por participar con su invento en la Intel ISEF (Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería Intel), que se realiza en EEUU, informa CONICYT.

El “Alertador sísmico” fue creado para avisar con 25 a 30 segundos de anticipación a los usuarios cuando se acerca un temblor o terremoto y fue la atracción de la muestra que se realizó en Arizona.

Foto-Intel

Las jóvenes de tercero medio recibieron el premio para el trabajo más destacado en la categoría ‘software’. Además de este reconocimiento, Roxana y Claudia ganaron el 5to lugar entre los trabajos de América, otro reconocimiento especial entregado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

La historia de este invento se remonta al terremoto de febrero de 2010, en que Roxana Cuevas perdió su casa. Fue desde esa experiencia que ella y su prima Claudia comenzaron a pensar en un sistema que ayudara a minimizar el efecto nefasto de los sismos. El proyecto se materializó el año pasado con la ayuda de su profesor Claudio Valenzuela, quien las guió para que ellas diseñaran un mecanismo de alerta basado en el acelerómetro del celular.

Los científicos han insistido en que los sismos no se pueden predecir, pero esta aplicación no pretende desestimar esta afirmación. La idea que da origen a este sistema es que las ondas sísmicas viajan más lento que las de internet, y esto les dio la clave para usar la web como herramienta.

El sistema funciona con una caja de concreto enterrada a un metro de profundidad en Talcahuano, con una tablet programada para detectar todos los movimientos telúricos y conectada por Internet a un servidor en Laja. Desde aquí se sube la información a una nube y luego a los celulares de cualquier persona que tenga la aplicación. “Las ondas sísmicas viajan más lento que la señal de internet, de manera que usamos la red para propagar la alerta”, contaron las estudiantes a CONICYT.

Ahora Claudia y Roxana confían en que podrán recibir apoyo para que esta aplicación se convierta en un sistema más masivo.

 

 

Fuente: El Ciudadano

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest