Actualidadenergíaenergía solarIngenieríaNacionalNoticiasSustentabilidad

“ESCOGER LOS OFERENTES MÁS BARATOS DE ENERGÍA HOY, NO ES LA ELECCIÓN MÁS COSTO EFECTIVA Y SUSTENTABLE PARA EL FUTURO”

Este viernes 3 de noviembre se dieron a conocer los resultados del proceso de Licitación Pública Nacional e Internacional para el Suministro de Electricidad 2017/01, que ofreció 2.200 GWh/año de energía, por 20 años a partir de 2024.Si bien se resalta que los precios de la energía adjudicada son los más baratos que se han logrado a nivel histórico, un estudio realizado por el investigador del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería, Rodrigo Moreno, demuestra que el actual proceso de licitaciones no considera los desafíos asociados a la penetración de un mayor porcentaje de energías renovables en el futuro próximo.

Actualmente un 15.82% de la matriz eléctrica proviene de energías renovables no convencionales. El desafío país es llegar a un 20% para el año 2025 y a un 70% para el año 2050.  A primera vista, los resultados de la licitación publicados el viernes 3 de noviembre parecieran ser alentadores, tanto desde el punto de vista de la sustentabilidad como de la economía del sistema eléctrico a futuro .

Sin embargo, los procesos actuales de licitación no consideran el efecto portafolio, es decir, no aprovechan adecuadamente las sinergias existentes entre las distintas ofertas participantes. ¿Qué implica esto?

Al escoger las ofertas más baratas considerando la demanda agregada en términos de GWh/año (separando en unos pocos “bloques”), el proceso actual podría seleccionar a un proveedor de energías renovables, como solar o eólica,  sin considerar lo que sucede cuando esta fuente de energía no está disponible (en ausencia de viento y sol, es decir, durante más de la mitad del día).

En este contexto, las energías renovables son muy sinérgicas con otras tecnologías flexibles (por ejemplo almacenamiento) que, por sí solas, podrían no ser atractivas. No obstante, cuando se considera el portafolio de tecnologías renovables y flexibles en un análisis conjunto, existe un efecto sinérgico que podría resultar muy beneficioso para el sistema. Dicho de otra manera, si solamente se considera la oferta agregada de energía de una central flexible, sin considerar las limitaciones del sistema existente y sin considerar las otras ofertas que estarían siendo adjudicadas, dicha central podría ser calificada, equivocadamente, como indeseada.

“Hay que reconocer que el proceso de licitación que termina hoy (y que es clave para la nueva inversión en el sector) ha sido exitoso, no obstante no da el ancho para el futuro. Dada la ambición de nuestra política energética con respecto a la penetración de energías renovables, es urgente reflexionar sobre los procesos futuros, y diseñar nuevas licitaciones que permitan generar las condiciones adecuadas para la existencia de un portafolio eficiente de tecnologías sustentables, que presente niveles de costo y confiabilidad a la altura de un país como Chile en el siglo XXI”, afirma el investigador.

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest