Noticias

Empresas con mujeres en altos cargos directivos son más rentables

Las empresas alrededor del mundo, en su mayoría, no incorporan a mujeres en sus altos cargos directivos, pero según demostró un extenso estudio entre 22.000 de ellas en 91 países, aquellas que lo hacen, ven crecer sus ganancias enormemente.

La lucha de las mujeres por la igualdad laboral respecto a los hombres, es algo que parece nunca acabar. Las estadísticas dicen que una mujer, haciendo el mismo trabajo que un hombre, recibe un sueldo notoriamente inferior; de hecho, según las últimas estadísticas de la ONU de diciembre del 2015, la cifra en América Latina alcanza a un 19% de diferencia entre sueldos de ambos sexos.

Sumado a esto, y un poco (o bastante) más grave, es el hecho de que dicho estudio registró que más de la mitad de las empresas de la región no cuenta con una mujer en un cargo directivo,mientras que las que sí lo tienen, llegan a ganar 53% menos que un hombre con el mismo cargo.

Las razones de por qué sigue sucediendo son varias, la más común es que las mujeres son percibidas como de mayor riesgo, por la posibilidad de quedar embarazadas, costo que la empresa debe asumir, como el tener que sumar un reemplazo y el pago de licencias, entre otras cosas.

Pero tener mujeres, señores, no es sólo costos. Muy por el contrario, los beneficios de sumarlas a cargos directivos podrían ser significativamente mayores que sus riesgos ¿Sabías que con ellas al mando, las empresas puedes ganar más dinero que si hay sólo hombres?

Así lo comprobó un estudio publicado hace una semana por Peterson Institute for International Economics y Ernst & Young.

Cuando ellas mandan, las cosas salen bien

De acuerdo a la información que publica The New York Times, el estudio se realizó con un total de 22.000 empresas que cotizan en la bolsa de 91 países. O sea, una muestra bastante grande y confiable.

La primera conclusión de estudio, en concordancia con lo señalado por la ONU, es que existe una preocupante falta diversidad de género en las compañías, donde casi un 60% de ellas no tienen mujeres en la junta directiva, y en más de la mitad no había participación femenina en puestos ejecutivos. Por otro lado, apenas un 5% tenía a mujeres a cargo de la Gerencia General de la compañía.

Respecto a estas CEO, el estudio concluyó que no tienen un desempeño ni más alto ni más bajo que los hombres que ocupan el mismo puesto; y con respecto a la presencia femenina en la junta directiva, Marcus Noland, el director de estudios, aclaró al diario estadounidense, que a pesar de que las estadísticas dan indicios de que las mujeres en puestos directivos traen más ganancias, “en términos estadísticos la evidencia no es sólida”.

Sin embargo, lo realmente interesante del estudio y que sí se pudo constatar de manera fiable, es que más mujeres en puestos directivos puede significar más dinero para la empresa. De acuerdo a lo que concluye el estudio, los datos indicarían que un aumento de la participación femenina de 0% a un 30% en cargos directivos, se asociaría a un aumento de un 15% de la rentabilidad de la empresa.

Cómo impulsar la presencia femenina

Estos resultados demuestran que es necesario fomentar una mayor presencia femenina administrando y dirigiendo las empresas, allanando el camino desde la infancia, como afirmó Noland al señalar que “A mayor número de jóvenes preparadas, más mujeres llegarán a esos niveles tan altos”, refiriéndose a que los países con mayor cantidad de mujeres mejor preparadas en matemáticas, tenían mayor probabilidad de tener mujeres ocupando dichos puestos gerenciales.

En cuanto a las cuotas de género en directorios, no se aprecia que ello tenga un impacto en las ganancias de las empresas. “A la larga, lo que esmás importante que lograr diversidad a punta de cuotas, es establecer políticas reales en educación, no discriminación, cuidado parental y ese tipo de cosas“, concluye el investigador.

Otro tema importante que comprobó el estudio, fue quela licencia obligatoria por maternidad (prenatal y postnatal) para la mujer, no se correlaciona con una mayor cantidad de mujeres líderes, mientras que políticas más robustas de permiso paternal (es decir, el postnatal masculino y similares) sí logran ese efecto. Esto, Noland lo explicó porque este tipo de permisos distribuyen la carga de cuidar a los hijos entre ambos sexos de manera más pareja, evitando la discriminación hacia uno de los sexos. “Cuando cuentas con una serie de políticas de apoyo, que incluyen el postnatal masculino, eso permite a las mujeres tener hijos y conservar sus carreras de manera no disruptiva, entonces puedes ver una mayor cantidad de mujeres que llegan lo más alto”.

 

Fuente: El Definido

 

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest