CorfoEmprendimientoInnovaciónNacionalNoticiasPYMES

El papel de Corfo en el mejoramiento de la productividad

ProPyme

La Corfo ha variado su rol durante sus casi ocho décadas de vida. Hoy está embarcada en contribuir a que el país transforme su economía. Esto es, que el sueldo de Chile ya no esté sujeto sólo a la extracción de recursos naturales, sino que se fundamente en el conocimiento, en la innovación, en potenciar el desarrollo industrial, la generación del emprendimiento y la creación de polos que abarquen a todo el territorio. Eduardo Bitran, Vicepresidente Ejecutivo de Corfo, se refirió a estos desafíos.

76 años tiene la Corporación del Fomento Productivo, Corfo, que nació con el objeto de industrializar el país después del terremoto de 1939, un momento histórico que obligó a Chile a decidir su lineamiento estratégico para el desarrollo.

Hoy, la Corfo está trabajando en tres objetivos. Uno es la reactivación económica, sobre todo, en el actual y complejo escenario donde el comportamiento de los mercados externos está afectando nuestro bolsillo. El segundo consiste en la diversificación y transformación productiva. En tanto que el tercero se refiere la descentralización del fomento productivo. Esto marca un reto que se inscribe en la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento, propuesta por el gobierno en el período 2014-2018.

¿Qué papel juegan las Pymes en esto? De acuerdo a experiencias internacionales, sobre todo, en Europa, las Pymes tienen una función clave en la recuperación y fortalecimiento de la economía. De hecho, uno de los ejes estratégicos de la Corfo es democratizar las oportunidades de emprendimiento e innovación, para que tanto las Pymes como instituciones, asociaciones o personas naturales puedan postular a más de 20 líneas de apoyo que se disponen en ambas materias.

Eduardo Bitrán, Vicepresidente Ejecutivo de Corfo, conversó con PROPYME en el marco del lanzamiento de dos nuevos programas, el pasado 5 de agosto. En la oportunidad, declaró que “completamos la parrilla de instrumentos de apoyo para la innovación y mejoramiento de gestión de la Pyme”.

Reconoció como tema pendiente que “un porcentaje bajo de Pymes están participando, esperamos llegar este año a 6 mil empresas que formen parte de los programas de difusión tecnológica. Esto nos hemos propuesto como meta y aún estamos en una fracción pequeña”.

Política Industrial hacia la diversificación y sofisticación de la productividad

Precisó que “tenemos dos tipos de políticas. Uno que son instrumentos neutros que están abiertos a cualquier tipo de empresa que quiere innovar, que desea mejorar su gestión o programas enfocado en términos de clústeres. Ambas están funcionando y estamos aumentando el nivel de recursos y tenemos más Pymes participando”.

Los clústeres -también llamados encadenamientos productivos o polos de desarrollo competitivo- consisten en la asociación de empresas grandes, medianas y pequeñas e instituciones públicas, además de universidades o centros de investigación, que trabajan colaborativamente entre sí en un mismo sector productivo industrial. Referente a ellos, Eduardo Bitran señaló que “hemos retomado nuestra política de apoyo de innovación enfocado a sectores. Tenemos los programas estratégicos regionales en torno a sectores productivos específicos”.

Sobre cuál es la expectativa que esto permanezca en el tiempo, el Vicepresidente Ejecutivo aseguró que “esperamos que se establezca, porque estamos fortaleciendo Corfo. Creemos muy importante que haya políticas de largo plazo que apoyen la innovación y la competitividad a las pequeñas empresas. Hay que apoyarlas en promover su asociatividad, apoyarlas para que aprendan en cómo innovar. Esperamos que se genere una gran valoración por parte de la Pyme y que sea un factor que haga que esto sea de muy largo plazo, para que cuando alguien quiera cambiar o deshacer, vea que mucha gente se beneficia, que esto tiene impacto en el empleo, en la productividad. Vamos a hacer todos nuestros esfuerzos para que esto sea una política de Estado”.

Esta nueva política industrial se focaliza en programas estratégicos de especialización inteligente que prioriza a sectores como minería, turismo, agroalimento, construcción, economía creativa, pesca y acuicultura y tecnología en salud, apoyados por programas transversales como logística, manufactura avanzada, energía, biotecnología aplicada. Pretenden articular los esfuerzos públicos –privados y promover la atracción de inversión de alto impacto, para mejorar y diversificar la productividad.

Estos instrumentos se desarrollan en tres niveles: nacional, mesoregional y regional, con el fin de abarcar todo el territorio. En cada uno de esos niveles, se han establecido mesas de trabajo de cooperación pública y privada para coordinar a los actores involucrados.

De la mano con lo anterior, se está implementando la descentralización del fomento productivo, en que los programas de Sercotec y Corfo se unirán en regiones. Al respecto, Eduardo Bitrán afirmó que “vamos avanzar este año en tres regiones: Antofagasta, Bío Bío, Los Ríos, donde estamos trabajando estos pilotos. Transferiremos la decisión y los recursos a regiones, para que a las Pymes les sea más fácil llegar y los programas sean más pertinentes a sus necesidades y realidades”.

Sobre cuál sería la postura de Corfo, en caso de que en las regiones puedan surgir contradicciones en las vocaciones productivas, por ejemplo en Valparaíso que se debate entre el turismo o gran proyecto portuario, el vicepresidente ejecutivo respondió que “en el caso de esa ciudad, Corfo está desarrollando un programa “Valparaíso Creativo, Innovador y Sustentable”, donde Corfo está haciendo una apuesta fuerte en la innovación, en las industrias creativas, en las Pymes, recuperación patrimonial. Hay pensar estratégicamente cuál será el eje del desarrollo de las ciudades, pero lo tienen que hacer ellos. Nosotros desde afuera no lo podemos dictar. Por eso armamos este programa estratégico Valparaíso creativo, innovador y sustentable para que ellos definan su propio futuro y nosotros le damos las herramientas para apoyarlos”.

Financiamiento para la Mipyme
El cuarto eje estratégico de la Corfo se encamina a proveer mejor acceso al financiamiento para la Mipyme. Algunas de las medidas son, por ejemplo, el desarrollo de un programa orientado a fomentar la creación de “Fondos de Inversión” que permitan solventar a empresas chilenas que están en etapas tempranas de desarrollo y presenten potencial de crecimiento e innovación en sectores vinculados con las tecnologías.

También se presenta financiamiento a “Empresas B” que son las que operan sin fines de lucro. Igualmente, se busca fortalecer las capacidades de gestión de “Intermediarios Financieros No Bancarios”, aumentando sus posibilidades de competir en el mercado, que propiciaría mejorar el acceso y calidad de los créditos a Mipymes.

Dentro de lo que son las medidas para la reactivación económica, Corfo trabaja, por ejemplo, en nuevo impulso a los fondos de capital de riesgo de empresas innovadoras y programas de Scale-Up para emprendedores exitosos, al igual que en el sistema de garantía. Sobre esto, Eduardo Bitran valoró que “en garantía hemos llegado a 150 mil empresas”.

 

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest