ActualidadEducaciónInnovaciónNacionalNoticiasPrograma

Desarrollan iniciativa para que escolares aprendan jugando en vacaciones

La excesiva brecha y el retroceso que afirman los expertos tienen nuestros niños y niñas en vacaciones, han abierto la discusión de si se debe reforzar contenidos en verano, o simplemente dejar a los estudiantes descansar. Ante esta interrogante, nació una campaña que entrega recursos que despiertan la curiosidad e invitan el aprendizaje.

 En el marco de la salida de vacaciones de los niños y niñas, algunos expertos advierten que puede existir un retroceso en el aprendizaje en el verano, dependiendo de las circunstancias. Así lo explica un estudio publicado en el American Educational Research Journal, el cual también alerta de que el diferente uso que hacen las familias del periodo vacacional, en función de su nivel socioeconómico, puede influir en el rendimiento escolar posterior y aumentar la brecha educativa.

Por otro lado, la literatura académica revela que dos meses de inactividad con todo lo relacionado con el estudio, provocan cierta pérdida de lo aprendido de “hasta un mes y medio”, afirma Ángel Casajús, vocal de Educación de Colegio Oficial de Pedagogos de Cataluña (COPEC).

Esta situación ha sido motivo de investigación y polémica también en Chile. De hecho, un estudio elaborado por Enseña Chile arrojó que las vacaciones de verano acentúan en un 66% la brecha escolar. Sobretodo, si se toman en cuenta los jóvenes que viven en contextos vulnerables[1].

Opinión contraria a esta, es la que tiene el pedagogo y experto en educación con tecnología Hugo Martínez. Este explica que “si los aprendizajes son significativos, no se deberían generar pérdidas de estas experiencias. Cuando los niños y niñas olvidan los contenidos, es porque no los aprendieron de verdad, sino, que los memorizaron temporalmente para pasar una prueba.” En ese sentido, explicó que para que los aprendizajes sean efectivos, deben crearse en base a la experiencia concreta y de forma vinculada al gusto por conocer algo nuevo.

Con todo ello, surge la interrogante de qué pueden hacer los padres para que sus hijos puedan potenciar lo aprendido durante el año.

 Pelusa Orellana vicedecana Académica de la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes, explica que en las vacaciones lo ideal es que los niños y niñas descansen, es decir, que no continúen con el mismo ritmo del colegio. “Es un tiempo para cambiar de actividad, tampoco es para estar durmiendo 24 horas o estar todo el día en el televisor”.

Con foco en esta problemática, se creó una campaña de la empresa Colegium para aconsejar a los padres sobre cómo pueden reforzar contenidos sin necesariamente obligar a los niños a estudiar e interrumpir su descanso, “equipando el juego generado naturalmente por niños y niñas en verano, con la mochila del aprendizaje”, explicó María Fernanda Díaz, Jefa del área Pedagógica de Colegium.

La campaña llamada #EnVeranoTambiénseAprende consiste en ayudar a los padres con recursos fáciles, entretenidos y relacionados con las actividades que se hacen a diario en familia, para que estos pueden utilizar con sus hijos, creando aprendizajes significativos y/o consolidando los obtenidos en el año. Algunas de las actividades propuestas son: “Bailes de verano“, “Dramaurgos por un día“, “Juguemos con Figuras Geométricas“, “Un libro para cada día“, “Aprendiendo a multiplicar con el Dominó“.

 Además, tendrá disponible un correo electrónico para que los padres escriban cuando tengan dudas o requieran consejos respecto a actividades recreativas y educativas a la vez, este es actividadesdeverano@colegium.com. Por ejemplo: ¿Cómo ayudar a los hijos e hijas a que puedan aprender sin estresarse? ¿Cómo enseñar de forma divertida las tablas de multiplicar? ¿Qué libros se recomiendan para ampliar el vocabulario y divertirse al mismo tiempo?

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest