NoticiasPYMES

Defem: el Sernac de los emprendedores

La protección de los emprendedores fue lo que motivó a Marcial González a crear la Unidad de la Defensa del Emprendedor, entidad que vela por la protección jurídica del mundo pyme.

¿Formalicé mi empresa? ¿Patenté la idea? ¿Me pagan a tiempo? ¿Debo firmar un contrato de exclusividad?. Estas, son algunas de las interrogantes que debería realizarse todo emprendedor al momento de decidir construir un negocio.

El problema es que muchas personas desconocen la importancia de realizar este y otros tipos de trámites relacionados a un emprendimiento. Por lo que, en muchos casos, no realizar este tipo de papeleo repercute en que algunas pymes sufran la vulneración de algunos de sus derechos.

Tomando en cuenta este escenario, Marcial González, decidió hacer algo al respecto. “Si existía un Sernac que defendía los derechos de los consumidores: ¿Por qué no existía una entidad que protegiera a los emprendedores?”, fue la pregunta que lo inquietó y que lo llevó a desarrollar la Unidad de Defensa del Emprendedor (Defem) que funciona bajo el alero de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech).

Pero ¿Cómo funciona esta entidad? ¿Qué tipo de ayuda entregan? ¿Cobrarán? Para responder estas preguntas, La Tercera habló con los miembros de la Defem y emprendedores, que por diversas circunstancias, necesitaron de su ayuda.

¿Qué es?

En palabras simples, la Defem es una entidad que promueve la ética y la responsabilidad social entre los actores del ecosistema. Funcionando como una entidad que asesora y, a su vez, que actúa como mediador, cuando un emprendedor se ve enfrentado a un conflicto que afecta su negocio.

El sueño de este “Sernac del emprendedor”, comenzó a desarrollarse durante 2013. “La idea la trabajé con mi antiguo socio, tomando en consideración una gran cantidad de asimetrías del ecosistema que, finalmente, terminan perjudicando al emprendedor”, cuenta González, director de la entidad.

Para Marcial, las asimetrías que afectan a los emprendedores son principalmente cuatro: el poder, lo financiero, lo legal y, por último, la información.

“La información y la defensa legal, son las asimetrías que más afectan a los emprendedores. Las personas no saben lo que deben hacer, por eso no realizan un montón de trámites y para qué hablar de abogados. Un emprendedor, generalmente, no sabe que podría llegar a necesitar uno”, explica Carlos Rivera, director comercial de la Defem.

En marzo de este año, la Defem lanzó el Manual de Defensa del Emprendedor, una pequeña guía que plantea y explica, una serie de problemáticas que podría enfrentar un emprendedor.

“La Unidad de Defensa del Emprendedor no pretende eliminar dichas asimetrías, sino evitar que se conviertan en abusos. Creemos en el valor y los derechos del emprendedor, para que se desarrolle en igualdad de oportunidades y se defienda la libertad para emprender”, explica el documento.

Para González, la definición de la entidad es aún más breve y clara “estamos democratizando el acceso a la defensa legal”, añade.

Funcionamiento

“La primera, tiene relación con educar a los emprendedores y entregarles la información necesaria para realizar trámites que aseguren el bienestar de sus negocios. Formalización de la empresa, contratos, cláusulas, etc.”, explica Rivera y agrega que “la función correctiva es cuando el emprendedor ya está enfrentado una problemática y se debe entrar a mediar”.

A la fecha, la entidad funciona de forma gratuita y se sostiene gracias al financiamiento público y las distintas alianzas que ha logrado desarrollar.

“Funcionábamos con financiamiento de Corfo, pero terminó en julio. Dicha entidad se portó bastante bien y se interesó en el tema. Acudimos a Corfo porque no le podíamos cobrar a los emprendedores y, como trabajamos con universidades, tampoco podía haber un cobro de por medio”, explica.

Por ahora, el programa aún está en funcionamiento, pero se encuentra buscando a otras instituciones de educación superior para desarrollar las clínicas jurídicas.

“El involucrar a los profesores y alumnos en este tema es un ganar-ganar para todos. Los emprendedores tienen soluciones y los alumnos práctica”, explica Marcial.

Experiencia

Víctor Quintana es un emprendedor que llegó a la Defem con la esperanza de encontrar una solución a su problema. “Trabajé con un arquitecto que me estafó. Mi empresa le construyó unas cosas pero no pagó nada. Perdí mi empresa porque él no pagó. Sentenció a 14 familias”, cuenta Víctor.

Según relata, la Defem lo ha ayudado bastante. “Ellos se interesaron inmediatamente en mi caso, iniciaron mediaciones, pero él ni se acercó. Gracias al apoyo de la Defem esta semana presentaremos la demanda en contra de este estafador”, finaliza.

Denisse Valenzuela es otra emprendedora que recurrió a la Defem, aunque por una consulta del tipo preventiva. “Llegué a la Defem por una consulta sobre la elaboración de unos contratos, uno generalmente no entiende esas cosas. Pero allí tienen un sistema bastante bueno, te ayudan con información que uno no maneja, pero que es importante para el bienestar del negocio”, finaliza.

Fuente: La Tercera

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest