NoticiasRegional

Creatividad para Valparaíso

Valparaíso será la ciudad con la mejor calidad de vida del mundo. Ésta es la épica que debemos buscar para lograrlo.

Hace algún tiempo, integrantes de Chile Diseño, Asociación Chilena de Empresas de Diseño, junto a representantes de otras asociaciones relacionadas con las llamadas “industrias creativas”, fuimos invitados a Bilbao-España  con el propósito de presentarnos algunas prácticas relacionadas con innovación y transformación, tema del que Bilbao y sus cerca de 800 mil habitantes, sin duda tienen mucho que decir.

La experiencia no ha sido fácil: fueron el principal exportador de hierro y un importante puerto para Europa a principios del siglo XX,  vivieron la Primera Guerra Mundial en ese contexto y se vieron inmersos hace 30 años en una nueva crisis industrial que la llevo a ser una de las ciudades europeas con los peores indicadores de pobreza, contaminación y otros males, obligándola a una profunda transformación, cuyo resultado la ubica hoy entre de las mejores ciudades del mundo.

Esto la hizo merecedora del premio “Lee Kuan Yew World City Prize” en 2010, premio mundial a las ciudades por cumplir méritos como la capacidad de generar beneficios sociales, económicos, ambientales y responder desde la innovación, a los desafíos que las ciudades deben enfrentar. Por otra parte, su Alcalde, Iñaki Azkuna (1943-2014), fue galardonado el 2013, como el “Alcalde del Mundo” por la fundación británica “The City Mayors Foundation” en reconocimiento a la gran transformación vivida por Bilbao.

No  es que la crisis haya  representado  una oportunidad, sino que no había otro camino, lo que permitió la transformación de una ciudad industrial, a una conectada con servicios y emprendimiento, que puso en uno de sus ejes elementos simbólicos vinculados con el arte y las industrias creativas.

El  urbanismo se concentró en proyectos como la recuperación de la ribera del rio, el transporte público y por supuesto el Museo Guggenheim, de Frank Gehry, la Alhondiga, edificio público intervenido por Philippe Starck y una apuesta culinaria que tiene a Bilbao en los más altos ranking gastronómicos de la guía Michellin, además de muchos emprendimientos en torno a las industrias creativas, como videos juegos, diseño o el movimiento “Maker”, todo apoyado por las autoridades que han entendido que la creatividad y la innovación, en conexión con la ciudad, el emprendimiento y los servicios, logran el sueño.

A partir del ejemplo de Bilbao, podríamos aspirar a  que la crisis producto del devastador incendio, sea un elemento transformador para posicionar a Valparaíso entre las mejores ciudades del mundo. Evitando que vuelva a ocurrir lo sucedido después de la apertura del canal de Panamá. Hoy tenemos  la obligación de impulsar transformaciones profundas.

Debemos ser capaces de poner en práctica una visión colectiva que refuerce o re invente la simbología. Dar una mirada a cambios no lineales, a la estimulación de procesos de innovación al servicio de la mejora de los resultados. Esta es la épica que debemos impulsar y la pregunta es ¿Qué estamos haciendo para definir la ruta más allá de la emergencia? ¿Cómo vamos a conectar a los actores sociales, culturales, deportivos y económicos? y ¿Cuál va a ser la visión que va a definir este camino a la transformación?

 

Por Sebastián Amaral

fuente: idemax

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest