El crecimiento tanto en la industria como en el consumo de alimentos sin ingredientes animales, está siendo potenciado por startups que desarrollan alianzas multinacionales para crear proteínas vegetales con inteligencia artificial.

En los últimos años se ha evidenciado un aumento en la oferta de productos alimenticios elaborados sin ingredientes de origen animal, debido, principalmente, a las nuevas exigencias de los consumidores y a que diversos fabricantes han abierto líneas de producción de este tipo de alimentos, además de empresas que desde su inicio se conciben como libres del uso de estos componentes.

Este cambio va de la mano de la investigación y desarrollo de empresas, en especial startups chilenas, que se han especializado en la creación de ingredientes alternativos a los de origen animal, más saludables para el consumo humano y sostenibles para el medioambiente.

Según un estudio de Veganuary junto a Mintel Consulting, la oferta de productos veganos (sin ningún tipo de ingrediente animal) creció un 8% entre 2017 y 2021 en Chile. Para 2022, alcanzaron un 12% del total del rubro alimentario. También en 2021, un estudio de la consultora Ipsos de Chile junto a la organización Vegetarianos Hoy, en su informe “Estudio sobre alimentación y productos basados en plantas”, mostró que 16% de los chilenos se identifica con alguna alimentación basada principalmente en vegetales.

En este contexto, la startup nacional Protera ha unido fuerzas con ICL Food Specialties de Israel, líder mundial en el suministro de sistemas de ingredientes, para el desarrollo y comercialización sostenibles de componentes hechos a base de proteínas, mediante fermentación de precisión. Aseguran que, de esta forma, mejorarán las propiedades sensoriales en las aplicaciones de alimentos de origen vegetal, al mismo tiempo que tendrán un impacto positivo en los desafíos de seguridad alimentaria del mundo. Esto también podría favorecer un cambio hacia la sustentabilidad en la producción de las industrias ganadera y agrícola.

En los últimos 4 años, la tecnología de alimentos en base a inteligencia artificial desarrollada por Protera, a través de una plataforma de aprendizaje profundo, llamada madiTM, diseña proteínas a partir de una base de datos de más de 1.500 millones de secuencias de proteínas comestibles. Así, puede predecir y combinar la estructura y la funcionalidad de las proteínas vegetales, para desarrollar ingredientes utilizados por fabricantes de alimentos.

Según Leonardo Álvarez, fundador y director ejecutivo de Protera, “esta colaboración acelerará drásticamente nuestra visión de utilizar la biología para crear ingredientes a base de proteínas. Ya estamos validando objetivos funcionales en el laboratorio, con una velocidad y precisión sin precedentes”.

Para mejorar el aroma, color, sabor y textura de los alimentos, los ingredientes funcionales que desarrolla Protera cumplen una función clave, ya que permiten que productos desarrollados en base a plantas tengan las mismas propiedades que sus análogos de origen animal.

Hadar Sutovsky, vicepresidente de Innovación Externa de ICL y gerente general de ICL Planet, explica que gracias a esta alianza “podemos ofrecer ingredientes novedosos a través de una tecnología innovadora que actualmente no está disponible en el mercado. Una vez que se lancen estos ingredientes funcionales, los fabricantes de alimentos podrán acelerar el desarrollo de productos de origen vegetal sostenibles y de etiqueta limpia».

Las proteínas vegetales producidas con inteligencia artificial pueden reemplazar aceites, texturizantes, estabilizadores y conservantes comunes, reemplazando productos de origen animal como cárnicos, lácteos, aceites y grasas.

Los equipos de investigación de las dos empresas están trabajando activamente en el desarrollo de estos innovadores ingredientes a base de proteínas y así poder aumentar su producción una vez que estén listos para su comercialización.

Comentarios

comentarios

About Author

Karina Durney