Noticias

Centro acuícola de innovación Inicia operaciones en marzo

Sus líneas de investigación serán la nutrición, patología, genética, ingeniería y tecnología de cultivo y sustentabilidad ambiental.

Para marzo de este año se proyecta que inicie operaciones el primer Centro de Innovación y Desarrollo para la Acuicultura del Norte. Se trata de una iniciativa impulsada por Fundación Chile (FCh) y la Universidad Católica del Norte (UCN), con la colaboración del Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile y la Universidad Austral de Chile y que contempla la incorporación en el mediano plazo de instituciones internacionales y empresas asociadas como Atacama Yellowtail, Acuícola del Norte S. A., Cultivos Marinos Tongoy, Hidrocultivos S. A y Minera Los Pelambres.

Sus pilares serán las ciencias básicas aplicadas, la co-ejecución, el escalamiento productivo, la vinculación y transferencia tecnológica y la sustentabilidad económica, los cuales estarán orientados a las principales líneas de investigación: nutrición, patología, genética, ingeniería y tecnología de cultivo y sustentabilidad ambiental, vinculadas a las brechas detectadas en el desarrollo de una acuicultura sostenible.

“El proyecto se viene elaborando desde septiembre (de 2015), pero la necesidad de trabajar colaborativamente en el desarrollo de la acuicultura para la zona viene de hace más de tres décadas. Este año Corfo puso a disposición de las instituciones nacionales, un programa de fortalecimiento y creación de capacidades tecnológicas en temas relevantes para la economía, razón por la cual vimos la oportunidad de generar un convenio de trabajo de largo plazo”, explica el decano de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN, Alfonso Silva.

El centro tendrá un costo total cercano a los $ 10.800 millones, de los cuales Corfo aportará $ 6 mil millones, FCh y la UCN contribuirán con más de $ 4.219 millones, los co-ejecutores (U. Austral de Chile, U. de Chile e instituciones internacionales) con más de $ 164 millones y las empresas asociadas con unos $ 380 millones.

Fundación Chile estará a cargo del escalamiento tecnológico, la transferencia y el desarrollo de nuevas iniciativas comerciales, mientras que la U. Católica del Norte aportará la investigación necesaria para impulsar el desarrollo y sustentabilidad de la actividad acuícola en la III, IV y V región.

“Con esto, no sólo se creará un referente en el norte, sino que nacional e internacional muy potente, porque no muchos tienen la trayectoria de más de tres décadas que tenemos ambas instituciones en este ámbito”, destaca el gerente de Alimentos y Biotecnología de FCh, Andrés Barros.

Pese a que el centro funcionará en las instalaciones que ambas entidades ya poseen -la Católica del Norte en Coquimbo, en el Centro Costero de Acuicultura e Investigaciones Marinas y la Fundación Chile en Tongoy, en el Centro de Desarrollo y Transferencia Tecnológica-, su sede central se ubicará en las dependencias de la casa de estudios.

“Necesitamos que la industria se desarrolle en el norte, a través de especies que tengan un importante grado de avance en investigación, como la ceriola y la corvina, donde, además, muy pocas empresas han incursionado. Hay alrededor de diez especies, entre peces y moluscos, con potencial de escalamiento comercial, por lo mismo, el desafío es completar los retos tecnológicos de modo que dominemos el cultivo de éstas y se puedan escalar empresarialmente con un riesgo menor”, comenta Barros.

Agrega que Chile debe plantearse si contribuye en la reducción de la escasez de proteína mundial -producto del crecimiento de la población- y si potencia la industria nortina para que sea un aporte a la descentralización del sector acuícola en Chile, que hoy está un 99% enfocado en el salmón.

Según Alfonso Silva, los resultados de las investigaciones del centro serán traspasados a la industria a partir del primer año de operaciones, aprovechando la información que levantaron previamente ambas instituciones. Eso sí, la mayor transferencia se dará, asegura, a partir del tercer año, cuando esté a pleno funcionamiento con entidad jurídica propia.

Añade que la iniciativa tendrá un impacto regional y nacional, porque se le entregará a las empresas del sector nuevos servicios tecnológicos especializados, que potencien su competitividad y estabilidad; aumentarán los proyectos de innovación tecnológica orientados a las compañías y existirá apoyo constante a la creación de nuevas firmas y emprendimientos. Todo esto, a su vez, influirá en la economía regional y el consumidor final se verá beneficiado por una mayor oferta de productos del mar -hoy escasos- y con más valor agregado.

 

 

Diario Financiero

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest