Capital HumanoI+DInnovaciónInnovaPYMENoticiasTallerTecnología

Chilena inventa guante que reemplaza al dedo pulgar

Lo que partió como una tarea dentro de un taller en la carrera de Diseño, se está convirtiendo en una innovadora solución para personas con discapacidad en la mano, idea que además, tiene la virtud de ser una opción muchísimo más económica que las prótesis existentes hoy en el mercado.

mano2

La creadora de Thumbie, este original guante, es Camila Iribarren, quien comparte con InnovaciónChilena los detalles de tan original creación. Explica que se trata de una ortoprótesis para personas con problemas de movilidad de mano o que tuvieron una pérdida de su dedo pulgar. “Tiene la capacidad de devolver la funcionalidad de hacer la pinza con los dedos, supliendo al inexistente o discapacitado dedo pulgar”. Agrega que el dedo pulgar cumple una misión muy importante de sujetar y apretar, así como ser el responsable de la pinza que uno hace de manera inconsciente con las manos, todos los días.

mano1

La historia del guante ortopédico surgió en el taller de Diseño, cuando los alumnos de la carrera de Diseño de la Universidad Católica desarrollaron soluciones para diferentes problemas relacionados con la discapacidad. “Elegí trabajar una idea relacionada con las manos porque, en mi caso, las ocupo mucho y ya me imaginaba lo que podría sentirse con estas no al 100%”, revela. Agrega que de inmediato advirtió las consecuencias de no tener todos sus dedos disponibles para trabajar, aunque en su caso fuese solo para probar. “A los pocos minutos me dolió la muñeca porque la fuerza se traslada a los tendones. Me sentí muy disminuida en mis capacidades de hacer las cosas que hago siempre y constaté lo peligroso que pueden resultar simples tareas como tomar una taza de café, sin la seguridad de asegurarla bien con la mano”.

mano

Además de devolver la funcionalidad a la mano, Thumbie tiene la gracia de ser una solución considerablemente más económica que cualquier otra prótesis que haya en el mercado, lo que posibilita el acceso a personas que no pueden costearse este tipo de implementos. “Queremos que el costo del guante no sea un impedimento para quienes lo necesitan. Componente social que ha estado siempre presente en nuestro trabajo. Por eso tiene un costo de lanzamiento de $ 21.990, por debajo de la prótesis más barata que hay en el mercado, que bordea los $ 80.000 y, ciertamente, muy lejos de los $ 1.500.000 que puede costar una prótesis en las tiendas especializadas”, advierte. Hasta ahora, la comercialización del guante Thumbie se hace por venta directa, contactando a sus creadores en la página web.

mano3

EXITOSA PRUEBA CON USUARIOS REALES

Tras la primera prueba, a modo experimental en el taller, Camila sabía que tenía una buena idea. Presentó el guante al Concurso Innovatón, instancia en la que hubo que trabajar por primera vez con usuarios reales y probarlo con ellos, para arreglar los detalles que hubiese que corregir. Dice que ellos amaron de inmediato el guante porque lo que más extrañan es la autonomía de no tener que andar pidiendo que otros les pasen los objetos. Además, explica que agradecieron sentirse escuchados y constatar que hay gente que se preocupa por ellos. “En general, en Chile el diseño pensado en la discapacidad no está muy desarrollado. Y el que hay tiene un énfasis muy robótico, dejando de lado el aspecto emocional de la persona”, explica la joven innovadora. Ya con el camino recorrido, Camila sabe que encontró su amino: seguir desarrollando soluciones que se traduzcan en productos simples, económicos y que ayuden a la gente. “La idea es escalar el negocio y que siga creciendo. Para ello, hay que considerar que en Chile no es mucha la gente que presenta esta discapacidad, lo que nos obliga a analizar si el negocio lo orientamos a personas que sufran otro tipo de discapacidades o también ver la posibilidad de internacionalizar el negocio hacia países donde está problemática sea más prevalente”. Explica que en países africanos o también en la India la incidencia de este tipo de casos es mucho mayor y que allá podrían ser de mucha utilidad, porque los recursos son muy limitados o casi inexistentes para costear soluciones de prótesis.

Mirando a un mediano plazo, Camila piensa generar alianzas con clínicas y hospitales para compren este guante y también analizar la opción de encontrar canales de distribución con alguna organización quiera interesarse y a inversionistas que quieran apoyar este novedoso emprendimiento. “Son todos bienvenidos a participar”, dice la creadora de Thumbie.

Comentarios

comentarios

Compartir

Pin It on Pinterest